El presidente de Madrid WCC subraya su “apuesta por la formación” con el apoyo de Next Educación

Share on whatsapp
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Madrid WCC

MANU RAMOS. La ingeniería Orfisa acaba de sumarse al proyecto de la Asociación Madrid Capital Mundial de la Construcción, Ingeniería y Arquitectura impulsado por el Ayuntamiento de Madrid y que ya integra a grandes constructoras españolas como FCC, Ferrovial, Sacyr o Acciona, junto a entidades y empresas públicas de diferentes niveles, institutos tecnológicos y universidades. Así lo desveló el presidente de Madrid WCC y directivo de FCC, David García, en entrevista a Servimedia, donde deslizó que “una entidad pública internacional, top número uno”, se encuentra interesada también; están “cerrando acuerdos con distintas empresas tecnológicas de primer nivel” y mostró además su convicción de que ACS, única gran constructora que aún no ha dado el paso para adherirse, lo hará porque “lo está valorando”. Y mencionó expresamente a Next Educación como uno de sus “partners” educativos: A título de ejemplo, indicó que “tenemos el 50% desempleo juvenil de titulados universitarios” por lo que una de las apuestas de la Asociación es “intentar que esa pasarela, la del pupitre al trabajo, sea la más breve posible y se pueden incorporar esas personas al ámbito laboral, sobre todo ingenieros, arquitectos”. Para ello, cuentan con el apoyo del Colegio Oficial de Arquitectos de Madrid (COAM), el apoyo del Ayuntamiento de Madrid y en la asociación ya figuran algunas universidades como San Pablo CEU, Francisco de Vitoria, Next Educación, Alfonso X el Sabio, el CEU y la Universidad de Navarra y “ahora se van a unir la Universidad Europea y la de Alcalá de Henares”.

El ‘cluster’ nació en el 2016 cuando el Ayuntamiento de Madrid promovió 100 entrevistas a diferente ‘stakeholders’ con el objetivo último de “mejorar la calidad de vida de los ciudadanos” e identificó que “había dos sectores clave: el sector turístico, que era evidente por las personas que vienen a visitar la ciudad y el turismo empresarial; y las infraestructuras de la ingeniería, construcción y arquitectura”, relató el presidente de Madrid WCC. Ahí se revelan las posibilidades que se abren para poner foco en la construcción, ingeniería y arquitectura a fin de posicionar a Madrid, y a España por extensión, como referencia internacional y convertirla en un gran polo de atracción a la vez para dicha inversión.

POTENTE POLO DE ATRACCIÓN: La capital alberga la mayoría de sedes de las grandes empresas (un 38% del total y 18 de las 35 Ibex); por Madrid transitan 175 conexiones aeroportuarias, cuenta con la segunda red ferroviaria de alta velocidad del mundo y 46 conexiones radiales entre España y Portugal, entre otras infraestructuras. Constatan que supone además un potente polo de atracción del talento procedente de Latinoamérica y constituye un puente de conexión con Europa, África y Oriente Medio; además de seducir por la elevada calidad de vida o disponer de un sistema educativo de alto nivel. El 4 de marzo de 2020, escasos días antes de decretarse el confinamiento por la pandemia del Covid, se lanza formalmente el proyecto Madrid WCC con 23 miembros, que ya superan los 80 y su censo sigue creciendo. Pero más allá del número y la fabulosa capacidad de atracción de nuevos socios que está demostrando el proyecto, el gran valor añadido es, a ojos de su presidente, su cuño y procedencia.

Desde su germen y junto a grupos de infraestructuras como FCC, Sacyr y Acciona, u OHL a través de la Fundación y recientemente también Ferrovial; las patronales Asprima, Oficem o Tecniberia o el Colegio de Ingenieros, se han ido sumando un largo etcétera de entes y empresas públicas. Cuenta en su seno con el Consistorio Madrileño y la Comunidad de Madrid, pero también con el ICEX, el ICO, Adif, CESCE y los Ministerios de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana o el de Ciencia e Innovación y España Global. “El poder contar con técnicos del Ministerio, técnicos de la Comunidad de Madrid, técnicos del Ayuntamiento, entidades públicas y privadas participando en los grupos de trabajo, te reconforta por un lado porque ves que la colaboración público-privada existe”, expuso García, reconociendo en segundo término que eso ayuda a diseñar proyectos bien enfocados, con independencia de que “luego ya saldrá a licitación” o “saldrá a concurso público, pero el trabajo previo de concepción, de diseño de la idea, creo que es fundamental y eso es la ventaja que tenemos”, apuntó, subrayando que el éxito de esta comunión es que se establece “una colaboración verdadera entre entidades públicas y privadas” a la vez que se ha logrado que todos hablen “el mismo idioma” al tener cabida empresas grandes como FCC, “que somos una institución”, y tiene cabida también una empresa pequeña, “por ejemplo Joca, de tamaño medio”.

APUESTA POR LA FORMACIÓN: Los objetivos “troncales” del proyecto los sintetizó en “mejorar la calidad de vida de los ciudadanos, evidentemente a través de las infraestructuras”, “posicionar al sector dentro de la ciudad” y “crear marca Madrid”, para lo que ya colaboran con otras asociaciones también derivadas del Ayuntamiento como Madrid Open City y Foro Empresas por Madrid. Bajo esos pilares y en el año de vida de la asociación han desplegado ya ciertas líneas específicas de actuación que pivotan sobre la sostenibilidad, la innovación, apuesta por la formación y desarrollar proyectos que presentarán al Gobierno para optar a los fondos Next Generation de la Unión Europea. Entre los proyectos ya desplegados está la intención de convertir a Madrid en un ‘hub’ internacional de arbitraje que pueda rivalizar en materia de infraestructuras con los grandes centros mundiales de resolución de disputas con la creación de una sección especializada dentro del Centro Internacional de Arbitraje de Madrid (CIAM), o la celebración en noviembre de la próxima conferencia de las Plataformas Tecnológicas de la Construcción Europeas, tras imponerse la candidatura “a ciudades como Lisboa y Berlín”.

A principios de febrero la Asociación puso en marcha también el proyecto ‘35 under 35’ en alianza con Global Shapers para poner en valor a los arquitectos e ingenieros menores de 35 años más influyentes del país. En la recámara y para noviembre, indicó que también ultiman la convocatoria de un ‘hackathon’ o encuentro donde se invitará a la sociedad y, sobre todo a los jóvenes, a pensar “cómo se imagina la ciudad en unos años, cómo quieren que sea Madrid”, animándoles a compartir dicha visión en mesas redondas con distintos actores principales de sectores de ingeniería, construcción y arquitectura. “¿Qué derivamos de ello? Derivamos proyectos concretos: yo me imagino mi ciudad con un transporte público más eficiente, creando dos anillos circulares de metro. Damos voz a los estudiantes y a esos jóvenes talentos a que diseñen la ciudad”, ilustró García. Otras iniciativas ya definidas son proyectos concretos para mejorar infraestructuras en Madrid, como el bautizado ‘Alcalá 2030’ y que aspira a transformar urbanísticamente la conectividad y el desarrollo de la Ciudad Patrimonio de la Humanidad. “Tenemos un entorno natural y un entorno patrimonio histórico artístico en la ciudad increíble. Es la ciudad de las tres culturas: cristiana, musulmana y judía dentro de ese casco histórico, pero tenemos alrededor unos desarrollos urbanos de los años 50-60 y pretendemos mejorar esas fachadas, esos edificios, hacer distritos o crear distritos cero emisiones”, indicó, apuntando que el proyecto lo abordan en colaboración con el Ayuntamiento de Alcalá de Henares y la Fundación Metrópoli.